viernes. 09.12.2022
El tiempo

7 hábitos para ser un emprendedor feliz

7 hábitos para ser un emprendedor feliz

Son diversos y diferentes los puntos que un emprendedor debe considerar para disfrutar plenamente su labor  

Dedicarse a algo que nos haga felices es primordial para no sufrir a diario. La situación toma más importancia cuando se trata de emprender, pues ya no sólo se trata de un trabajo, si no de algo propio que, aunque tendrá muchos retos, también dará muchas satisfacciones.  

“Detrás de un negocio que funciona existe un emprendedor feliz. El camino del emprendimiento siempre está lleno de nuevos obstáculos y desafíos, pero lo importante es desarrollar mecanismos, asociarse con aliados estratégicos y contar con herramientas que permitan sortear o resolver los imprevistos”, comentó Bernardo Prum, managing director de Creze. 

Por ello la plataforma de préstamos en línea se dio a la tarea de compartir siete hábitos que todo emprendedor debe tener para ser feliz.  

Estructura y disciplina 

En ocasiones se confunde la estructura y disciplina con la rigidez; sin embargo, para un emprendedor es todo lo contrario. Estos dos elementos son claves en el éxito de cualquier organización. Para poder estar en paz y disfrutar cada paso que dan, los emprendedores deben contar con una administración transparente, precisa y responsable en sus negocios. En este sentido, es recomendable sistematizar y ordenar procesos. Para mantener las cosas funcionando, también es importante encontrar espacio y tiempo para divertirse y disfrutar. 

Financiamiento estratégico

Un emprendedor feliz es uno que sabe que cuenta con el respaldo de sus aliados. Ya sean proveedores, inversores o prestamistas, tanto de la banca tradicional como de las plataformas fintech. El financiamiento es la puerta de entrada para que los negocios se expandan, inviertan en tecnología o capital, paguen deuda o cubran gastos diarios. Este tipo de empresas deben buscar créditos diseñados a la medida de sus necesidades para llevar sus sueños al siguiente nivel. 

Simplificar lo simplificable

La felicidad en el emprendimiento requiere de hacer a un lado complejidades innecesarias. Con frecuencia, los emprendedores más jóvenes olvidan que Roma no se construyó en un día. Entonces, elaboran proyectos laberínticos, difíciles de ejecutar e imposibles de encauzar. La simpleza—que no es necesariamente sencilla—es práctica y trae consigo paz que, a la postre, termina siendo felicidad. 

Encontrar un balance 

Aunque un emprendedor impulsa a su empresa desde la pasión y la alegría, también debe saber encontrar balances adecuados entre su vida personal y profesional. El éxito comercial sólo puede ser plenamente aprovechado cuando la esfera íntima de un emprendedor se encuentra llena también, de hobbies, esparcimiento y disfrute. 

Relaciones al centro

Un emprendedor feliz sabe que todo lo que puede lograr depende de las personas a su alrededor, ya sean colaboradores, familiares o amigos. Un hábito fundamental para encontrar el tipo de felicidad plena que es parte del emprendimiento es saber tejer redes de cooperación y afectos, sobre todo para sobrellevar resbalones o frustraciones en un proyecto. 

Nunca dejar de aprender

El emprendimiento es un camino que comienza a partir de buscar soluciones novedosas a problemas cotidianos. En ese sentido, un emprendedor nunca puede dejar de aprender, para seguir observando con esmero el mundo que le rodea. Un emprendedor feliz es aquel que está en una búsqueda constante de nuevas perspectivas, nuevas herramientas y nuevas posibilidades. 

Seguir innovando

Por último, se debe apuntar que un emprendedor es feliz porque ofrece al mundo algo que no existía antes—un producto, un servicio, una idea—. Pero el emprendedor verdaderamente feliz es el que sabe que una empresa no es el final, sino probablemente el comienzo de una vida de innovación y perseverante exploración. 

 

7 hábitos para ser un emprendedor feliz